Viernes, 14 de noviembre de 2014

El presente curso tiene un objetivo bien claro: enseñar el griego del Nuevo Testamento. No es nuestra intención perder el valioso tiempo en cuestiones de Crítica Textual o de manuscritos antiguos, porque corresponden a otra área de la Bibliología. En este curso, el estudiante aprenderá griego y a usar el griego. He procurado hacerlo tan práctico y sencillo como me fue posible, para que su uso autodidáctico provea frutos a quienes realmente estén interesados en aprender este maravilloso idioma.

El curso ha sido concebido con la firme intención de servir como base a personas interesadas en el idioma griego koiné y que, a pesar de ello, no han podido estudiarlo o no se les ha impartido en el Seminario. Y como podrá observar, este curso incluye material dedicado al estudio autodidáctico, por lo que será de mucha ayuda a quienes desean aprender pero que no tienen las posibilidades de hacerlo.

En los colegios de Latinoamérica no es parte del currículum el griego clásico, el elegante griego de Homero o si quiera el latín básico. La educación está centralizada en otras áreas que no incluyen a ningún idioma antiguo. Regularmente los idiomas enseñados son idiomas actuales de otras latitudes, y nada tienen que ver con el origen de la lengua española, como lo son el latín y el griego clásico. Esto produce una falta extrema en aquellos estudiantes de teología, porque deben enfrentar un aprendizaje de los originales sin siquiera haber tenido un contacto mínimo en sus etapas de fácil aprendizaje.

En este curso intentaré dar al alumno las herramientas para leer, escribir y pronunciar el griego koiné, e intentaré añadir tanto como sea posible de vocabulario para su comprensión. Sería bueno que el alumno tenga acceso al Léxico griego para una mejor ayuda de las palabras y su significación en español. Además, como una sola palabra griega puede ser traducida al español de diferentes formas, debido al contexto del testimonio interno de las Escrituras y a la fuerte influencia hebreo-cristiana de las Escrituras Griegas, en ocasiones la morfología sola, sin el contexto, puede producir confusión en la correcta interpretación. Por esta razón, no solamente se procura enseñar una lectura confiable, sino una comprensión loable en relación a lo que es el griego koiné del Nuevo Testamento.

He procurado incluir varios métodos de griego y combinarlos junto a mi propia invención de enseñanza del idioma. La práctica es tan esencial como la lectura diaria, por lo que el estudiante dispuesto puede aprender el idioma con seguridad si mantiene las prácticas y las tareas designadas. Aunque existen muchos métodos de aprender un idioma, solamente el interés, la perseverancia y la honesta dedicación lograrán que se aprenda con exactitud.

El Libro de Dios, a diferencia de todos los demás, contiene elementos que solamente el Espíritu Santo podrá dilucidar y mostrar; no es suficiente un aprendizaje morfológico, ni un aprendizaje lingüístico del griego o del hebreo lo que dará luz al Sagrado Libro; hace falta la presencia perfecta y la guía absoluta del Espíritu Santo en esta tarea.

Ahora bien, otro rasgo distintivo de este curso es que emplearemos texto griego, no solamente los textos de las Escrituras griegas, sino incluso aquellas lecturas no inspiradas, tales como algunas traducciones al griego del hebreo inspirado.

Este curso no es producto de un mínimo esfuerzo; su valor es muy preciado por el contenido y la información ofrecida en él. Desde aprender las letras, formar palabras, hasta el análisis morfosintáctico de cada palabra, el curso ofrece al estudiante un material que costaría muchos dólares. Pero se ofrece sinceramente para que el aprendiz realmente aprenda, y pueda entender cuando tome su Nuevo Testamento griego.

Algunos sentirán un faltante si no incluimos la Crítica Textual, otros sentirán un poco de frustración si no se incluye nada sobre el Texto Recibido. Pero no es de desanimarse, pues, quien quiera saber sobre ecdótica, solamente debe leer el folleto “La Ecdótica del Nuevo Testamento”, que es complementario al curso y puede ser descargado del sitio web.

No queriendo dejar de lado un tema tan controversial como la crítica textual, queremos indicar que aceptamos la ecdótica y el estudio de los manuscritos, pero no aceptamos la mutilación de los textos sagrados, debido a su profunda significación dentro del testimonio interno. En pocas palabras, seguimos la línea bizantina de los manuscritos. Sin embargo, cualquiera puede aprender griego con este instrumento, esté o no de acuerdo con lo que creamos, porque el objetivo es enseñar griego, no enseñar posiciones dogmáticas de ningún tipo.

Las razones para seguir el Textus Receptus no está fundamentada únicamente en sus antiguos mss y sus múltiples evidencias externas, sino en la mayor de todas: el testimonio mismo de las Escrituras. Creemos que el contexto anterior cercano, el posterior cercano, así como los contextos lejanos dentro del mismo texto sagrado identifican una verdad dentro de las Escrituras. A diferencia de la Crítica Textual que solamente mira la edad de los manuscritos y la corta oración donde esté la variante, nosotros consideramos el contexto completo como un elemento real y definitivo para la aceptación o rechazo de una variante. Además, la fuerte influencia gnóstica de Alejandría y la fuerte ortodoxia del Imperio de Bizancio, nos hacen inclinarnos exclusivamente por el bizantino en lugar del alejandrino.

 

A Dios, y solamente a Él, es dedicado este esfuerzo para enseñar mejor el idioma inspirado por el Espíritu Santo.


Publicado por cemacecr @ 10:54 AM  | Introducción
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios